A través de sobornos busca la empresa minera canadiense obtener consentimiento social.