Condiciones económicas favorecen a la deserción escolar.