Los ¨Uros¨ guardianes de las islas flotantes del Lago Titicaca

Asentada en el corazón del altiplano Peruano y Boliviano, se encuentra una de las civilizaciones más antiguas del continente Americano; los Uros, habitantes ancestrales del Lago Titicaca que han levantado sus viviendas sobre las islas que ellos mismos han construido con raíces de Totora o Junco que flotan a la deriva de las aguas pantanosas.

La Isla de los Uros es de las más representativas del Lago Titicaca, está ubicada a seis kilómetros del puerto de Puno y cuenta con alrededor de 40 islas conformadas de totora, una especie de planta acuática que crece en los terrenos pantanosos de América del Sur.  Se utilizan principalmente las raíces, aunque algunas veces aprovechan las ramas.

El término “Uros” proviene de la palabra aimara “qhana uru” que quiere decir “día claro”. Su lengua materna era la Puquina, que hoy ya no es un dialecto hablado por lo que su lengua oficial es el Aymara.

La historia sobre los orígenes del pueblo Uro no es del todo clara, pero existen versiones que aseguran esta etnia desciende de los Pukinas, una de las culturas más antiguas de América, por lo que la población de esta comunidad flotante afirman ser los guardianes de las aguas del Lago Titicaca.

En las islas de mayor tamaño llegan a vivir hasta 10 familias como es el caso de las islas; Jachatata, Pachamama, Puma Uta, Ara Inti, Tribu- na y Torran Pata. Éstas suelen tener una sola habitación que se usa exclusivamente para dormir, mientras que las cocinas se construyen fuera de las viviendas para evitar incendios. Además de que en las orillas de las islas se amarran embarcaciones de junco que son utilizadas para la pesca y el intercambio social y comercial con otras comunidades.

Para la construcción de las islas, los Uros apilan la Totora hasta crear un entramado que se asegura con troncos de eucaliptos de tres o cuatro metros de largo, mismos que se amarran a las plantas y son anclados al fondo del  lago mediante cuerdas, a fin de evitar que la isla se mueva violentamente sobre el agua durante las tormentas o vientos muy fuertes.

Lo que ayuda a que las islas floten es la descomposición de todo ese material orgánico bajo la superficie, lo cual libera burbujas de gas que quedan atrapadas entre el entramado de raíces.

 

isla-3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top