HAWA MAHAL “EL PALACIO DE LOS VIENTOS”

Ubicado al noroeste de la India se encuentra Rajastán, la “Tierra de los Reyes”, el estado más grande del país y conocido por sus palacios eclécticos, lagos sagrados, desiertos tapizados de dunas y reservas custodiadas por tigres de bengala. Pero sin duda otro de los atractivos principales son los fuertes y las residencias reales erigidas durante el dominio del clan Rajput para gobernar por más de mil años, edificaciones que durante mucho tiempo han despertado la admiración de propios y extraños.

El nombre originario de Rajastán es Rashput, que significa «hijo del rey», en donde su capital, Jaipur, ha sido denominada la “Ciudad de los Palacios”, fundada en el siglo XVIII y en la que se encuentran algunos de los palacios más emblemáticos y visitados de la India. En esta ciudad se pueden contemplar fuertes escalonados del siglo XVI, palacios flotantes protegidos por halcones y complejos monárquicos.

Construido en el corazón de la ciudad se encuentra el Hawa Mahal o “Palacio  de los Vientos”, edificación que cuenta con una fachada que emula la corona del dios Krishna, máxima deidad del hinduismo, y con más de 950 ventanas que le merecieron el nombre del “Palacio  de los Vientos”.

Este palacio fue construido por el Maharajá Sawai Pratap Singh en el año 1799, entonces formaba parte del palacio de la ciudad y servía como extensión de la Zenana o cámara de las mujeres, destinada al harén. El propósito era que las mujeres de la realeza no se privaran por completo de la vida cotidiana, ya que en esa época ellas deberían de obedecer ciertas normas, entre ellas la reclusión.

Sin embargo a más de 200 años, de manera irónica, es el mundo exterior quien está ansioso por conocer el interior del palacio tapizado de ventanas cubiertas de celosías. El edificio debe su nombre al viento que circulaba a través de ellas, similar a un sistema de refrigeración que permitía al recinto mantenerse fresco  incluso en verano.

Con sus cinco pisos de altura, el “Palacio de los Vientos”, no está rodeado de jardines, como suele ser habitual en los palacios indios, sino que se ubica en la calle principal de la ciudad antigua, mostrando en todo su esplendor el arte Rajput. Resulta imposible no detenerse para admirar sus casi mil pequeñas ventanas en forma semi-octagonal, talladas en arenisca rosa y roja con incrustaciones en óxido de calcio, mismas que fueron construidas para que las mujeres pudieran ver a través de ellas y sin ser vistas por el incansable vaivén de la gente de la ciudad.

 

palacio-de-los-vientos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top