«SPUTNIK PLANITIA» EL CORAZÓN LÍQUIDO DE PLUTÓN

Investigaciones recientes han demostrado que Plutón, el cual dejó de ser considerado en el año 2006 como planeta y se le denominó planeta enano, no es sólo una bola congelada, sino que cuenta con un océano líquido compuesto de químicos volátiles como el nitrógeno, el metano y el monóxido de carbono.

De acuerdo a las últimas imágenes de la nave espacial de la NASA, New Horizons, se ha logrado concluir que Plutón podría esconder, bajo una capa helada, un océano subterráneo espeso y frío que alberga en su interior una especie de escarcha o aguanieve.

El descubrimiento ha sido publicado por la revista Nature en dos investigaciones, en donde señalan directamente a Plutón como fuerte candidato a contar con un mar en su interior, y con ello la posibilidad de albergar vida.

La explicación de los científicos planetarios, refiere que este mar derivó de la colisión de un objeto que dejó un cráter conocido como “Sputnik Planitia”, el cual cuenta con una longitud de 1.000 kilómetros de diámetro que se rellenó con hielo de nitrógeno, y probablemente, agua en estado líquido que terminaría por formar un océano subterráneo.

Este cráter conocido por su famoso rasgo en forma de corazón, justo al norte del ecuador, ha despertado el interés de los investigadores para averiguar cómo esa región impulsa gran parte de la actividad de Plutón, desde su superficie helada hasta su brumosa atmósfera.

Los resultados fueron presentados durante una reunión conjunta de la División de la Sociedad Astronómica Americana de Ciencias Planetarias y el Congreso Europeo de Ciencia Planetaria en Pasadena, California.

En la reunión, James Keane Tuttle, catedrático de la Universidad de Arizona, mostró cómo la formación del “Sputnik Planitia” podría haber alterado la inclinación de Plutón, ya que la masa de todo ese hielo habría forzado al pequeño planeta a girar con relación a su eje de rotación, explica Keane, de tal manera que este cráter terminó dándole la espalda a la luna más grande de Plutón, Caronte. «Plutón siguió a su corazón», apuntó el científico.

Plutón está casi 40 veces más lejos del Sol que la Tierra y su órbita es de 248 años terrestres, además de presentar una temperaturas mínimas de hasta -240º C y máximas de-218º C.

Las observaciones finales del New Horizons en aquel sobrevuelo, llegaron durante la noche del 22-23 de octubre y se espera que cuando esas imágenes sean procesadas por completo, mostrarán los secretos del corazón que mantiene con vida a Plutón,

pluto_heart

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top