Pide el obispo de Cuernavaca que la paz sea una realidad tangible