Atorado en una jaula de turistas murió un tiburón blanco