Una farsa resultó la presunta comparecencia del comisionado de seguridad de Morelos