Principales agresores de mujeres periodistas son los gobernantes locales y efectivos policiacos: CIMAC.