Una mala alimentación y el sedentarismo han llevado al país a ser el primero en el mundo en obesidad y sobre peso.