Trump ordena al Pentágono dejar de reclutar a transgénero

Este viernes  Donald Trump firmó un decreto que ordena al Pentágono detener nuevos reclutamientos de personas transgénero.
El decreto deja al Departamento de Defensa la responsabilidad de decidir sobre los casos de quienes ya están inscritos, así lo dio a conocer The New York Times.
En este sentido en el documento, dirigido al secretario de Defensa, Jim Mattis, el presidente subrayó también que el Pentágono dejará de tener a cargo los tratamientos médicos de los militares transgénero en las Fuerzas Armadas.
El funcionario de la Casa Blanca informó  sobre la nueva disposición, rechazó cualquier noción de que la directiva de Trump equivalía a discriminación contra personas transgénero e insistió en que el presidente no estaba retrocediendo su retórica de campaña, cuando prometió luchar por los estadunidenses LGBT (Lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).
  • Cabe señalar que  el presidente durante la campaña del año pasado fue el primer candidato en hablar sobre asuntos LGBT en la convención del Partido Republicano, pero también criticó el cambio de la administración Obama en esa política.
Trump anunció a finales de julio vía Twitter su intención de prohibir a las personas transgénero servir en el Ejército, criticando el costo médico y los trastornos que representan.
La decisión contradice la de su antecesor Barack Obama, quien decidió que las Fuerzas Armadas comenzaran a recibir reclutas transgénero a partir de 1 de julio de 2017.
En ese momento los tuits del republicano no estuvieron coordinados con el Pentágono y Mattis comentó que esperaría las directrices específicas de la Casa Blanca sobre este asunto, que llamó muy complicado.
De acuerdo a las cifras estimativas del Pentágono  entre mil 250 a 15 mil personas transgénero sirven en las diversas ramas de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, que en su totalidad abarcan a 1.3 millones de uniformados activos.
Ahora Mattis tiene seis meses para desarrollar un plan para implementar la directiva del mandatario, la cual también se aplica al Departamento de Seguridad Nacional y la Guardia Costera.
El retiro de los transgénero podría tener un impacto en algunas unidades, pero los observadores temen sobre todo repercusiones negativas en la imagen del Ejército, particularmente entre los jóvenes, quienes podrían dudar en inscribirse en una institución percibida como discriminatoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top