EL BALNEARIO AGUA HEDIONDA, EN RIESGO DE DESAPARECER

El balneario más visitado en Cuautla desde hace más de medio siglo, punto de referencia de la ciudad de los balnearios, como también se le conoce a la heroica, podría desaparecer. El manantial que abastece al balneario, después del sismo, comenzó a fluir mezclado con lodo, pero ahora, ha descendido la cantidad de agua sulfurosa, tanto que el balneario cerró sus puertas, lo cual no había ocurrido nunca, pues daba servicio los 365 días del año.

Las aguas de su manantial, del que brotaban 800 litros por segundo, son calificadas como las mejores del mundo por su pureza, transparencia y contenido químico mineral. Hay referencias de que el manantial existía desde la época precolombina y la infraestructura se construyó en 1928, es decir hace 89 años.

Este fin de semana, el exterior del centro recreativo lució como nunca antes: desolado. Los puestos de trajes de baño, los de alimentos, los vendedores ambulantes, los franeleros que acomodaban la gran cantidad de autos que buscaban espacio en la vía pública, todo desapareció. La vida comercial que fluía como lo hacían las aguas consideradas curativas, se fue con el sismo.

Los negocios establecidos de la zona, como tiendas y estacionamientos lucían desolados. Incluso la administración del hotel ubicado frente al balneario, reportó una baja considerable de visitantes, pues en su mayoría se hospedan ahí para estar cerca del balneario.

En la taquilla, una empleada informaba a los visitantes que por razones de revisión de personal de Protección Civil el lugar estaría cerrado hasta nuevo aviso, teniendo únicamente en servicio las albercas privadas. En la página web oficial del balneario, también se dá el mismo aviso; sin embargo, empleados confirmaron que el manantial redujo considerablemente el flujo del agua que brotaba generosa, lo cual sería la verdadera razón de su cierre.

Desde el exterior del balneario, se pudo observar las albercas vacías, además de que personal se veía verificando la poza principal. Extraoficialmente se supo que especialistas de la UNAM realizarán estudios para encontrar la razón de la reducción del flujo del agua y tratar de resolverlo. Para geólogos consultados, los lodos que fluyeron posteriormente al temblor habrían obstruido los miles de canales por los que recorre el agua del volcán Popocatépetl hasta brotar en este manantial con la composición peculiar que lo distingue.

Si Agua Hedionda dejara de ser, no solo las decenas de empleados y comerciantes que viven directamente de este balneario se verían afectados. De manera indirecta miles de cuautlenses se verían afectados, pues cada fin de semana y cada temporada vacacional, llegan miles de visitantes que se hospedan en Cuautla, que consumen en sus mercados y restaurantes, que compran, que se transportan.

Además del turismo, a este lugar, que recientemente ganó un premio nacional por sus programas sociales enfocados a las personas con discapacidad y tercera edad, dejaría sin terapia a cientos de usuarios, deportistas y ciudadanos en general que aprovechaban las mañanas para ejercitarse.

Y más aún. Las aguas de este manantial, después de ser aprovechadas dentro de las instalaciones, recorren kilómetros hasta los campos del municipio de Jantetelco, a través de una tubería ancestral subterránea que riega campos de cultivo, conocido como Canal Tenango.

Cabe señalar que el balneario es administrado a través de un Fideicomiso, por lo que los ingresos son administrados por el Gobierno del estado. Los efectos negativos pues, serían devastadores no solo para Cuautla, sino para la zona oriente de Morelos y para las arcas del Gobierno del estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top