Inunda EU a México de armas

El flujo de armas calibre .50 que ha llegado desde Estados Unidos a México en la última década ha contribuido a la violencia en el país, señala The Washington Post en un reportaje.

Ese tipo de armas es uno de los más poderosos disponibles en el mercado, y llega a los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

El número de fusiles de asalto en México se ha incrementado 122 por ciento en la última década, según el medio, basado en cifras del Gobierno de México, y cerca de 2.5 millones de armas estadounidenses han cruzado la frontera de forma ilícita en los últimos 10 años.

Hasta un 70 por ciento de las armas ligadas a incidentes violentos tienen su origen en Estados Unidos, señala el Post.

«Las leyes estadounidenses que facilitan la compra de fusiles calibre .50 y otras armas destructivas, aunadas a la poca vigilancia en la frontera, están permitiendo que estos grupos expandan su influencia y actividad en el país», apunta el reportaje.

El epicentro de ese tráfico de armas es la ciudad de Houston, Texas, donde hay 50 mil tiendas y distribuidoras de armas, y un rifle de este tipo puede costar entre 10 mil y 12 mil dólares.

La Agencia de Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) ha identificado el mecanismo con el que fluyen las armas al país, el cual recurre a estadounidenses sin antecedentes graves para comprar esos fusiles, que luego son internados a México.

A veces los compradores son personas comprometidas por deudas de droga o se les ofrece un pago de 500 dólares. Incluso, en un caso reportado por la ATF, un par de adolescentes realizó una compra a cambio de boletos para un concierto de Justin Bieber.

The Washington Post recoge entrevistas con funcionarios mexicanos y estadounidenses donde se señala que se están haciendo esfuerzos más grandes que en años pasados para tratar de abordar el flujo de armas.

Según un funcionario mexicano presente en una reunión bilateral, el Secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, cuestionó a funcionarios estadounidenses.

«¿Qué pasaría si hiciéramos el mismo poco esfuerzo por detener las drogas que el de ustedes deteniendo las armas?», habría preguntado el General, según la fuente.

Entre algunas de las cosas por las que ha presionado México se encuentra la instalación de escáneres de rayos X en la frontera, un mayor intercambio de inteligencia y cambios en las leyes de venta de armas en Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top