El INIFAP plantea el sorgo blanco como una alternativa de producción rentables y con capacidad de adaptación a cambios climáticos.

Con base en un estudio realizado por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) organismo dependiente de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), se determinó que en México, la presencia de sequía, altas temperaturas y altos costos de producción de cultivos como el maíz y trigo hace necesario buscar alternativas de producción, rentables y con capacidad de adaptación, tal es el caso del sorgo blanco, que se plantea como una alternativa productiva y nutricional así lo dio a conocer Rafael Ambriz Cervantes, encargado de Despacho de la Dirección General del INIFAP.
Derivado de una investigación realizada por el Noé Montes García, investigador del Campo Experimental Rio Bravo (CERIB), en Tamaulipas del INIFAP, se determinó que el grano de sorgo blanco, es un cereal más rentable que el maíz y el trigo debido a su gran capacidad para adaptarse a las áreas que presentan condiciones climáticas adversas como son sequias, altas temperaturas, altos costos de producción y suelos pobres donde solamente este cultivo puede desarrollarse.
Ambriz Cervantes destacó que el sorgo blanco es además una buena fuente de vitaminas del complejo B como la tiamina, la riboflavina y niacina, así como potasio, fósforo, hierro y en menor proporción el calcio. Es también recomendado para pacientes con la enfermedad celiaca (es una condición del sistema inmunitario en la que las personas no pueden consumir gluten porque daña su intestino delgado) ya que no lo contiene gluten, se pueden elaborar panes libres de gluten y otros productos como galletas, pasteles, snacks, pastas y sobre todo como principal elemento en la producción de tortillas.
Lo más importante dijo es que la harina del sorgo blanco tiene una mayor concentración de proteínas que el maíz (hasta 4 % más) y es más fácil de digerir, además de que en áreas donde el maíz no se llega a producir, el sorgo es una alternativa para satisfacer las demandas de uno de los productos básicos de la dieta alimentaria, como lo es la tortilla.
Las tortillas de sorgo blanco presentan aspecto, color, olor y sabor muy similar a la de maíz, sin embargo, tiene más proteínas, hierro, calcio y fibra, además de que consume menor cantidad de gas en su nixtamalización, y se obtienen aproximadamente 1.6 kilogramos de masa por cada kilogramo de grano, con esta masa además de tortillas, se pueden elaborar tamales, totopos, tostadas y otros snacks.
El encargado de despacho del INIFAP dijo que debido a los costos de producción que son muy similares a los del sorgo rojo, el precio de venta sugerido del productor al industrial es de $0.50 superior al del sorgo rojo, lo cual beneficia al productor, el costo de producción de la tortilla de grano de sorgo blanco a nivel comercial fluctúa entre $3.80 y $4.00, por lo cual el precio al consumidor sería de $8.00, con una rentabilidad del 100 % al industrial.
Pero finalmente lo más importante es que esta nueva tecnología del INIFAP es una solución al problema de pobreza alimentaria en zonas rurales de alta marginación, donde los productores y la familia rural pueden tener el abasto seguro de alimento básico que es la tortilla destacó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top