El INIFAP plantea el sorgo blanco como una alternativa de producción rentables y con capacidad de adaptación a cambios climáticos.