Zona Arqueológica y Museo de Sitio de Xochicalco cuentan con cedulario auditivo

La Zona Arqueológica de Xochicalco y su Museo de Sitio, en el estado de Morelos, son los primeros en contar con cédulas auditivas que difunden a detalle las características particulares de este sitio patrimonial, con lo que se busca mejorar la calidad de la visita pública.

Voz de la historia, Xochicalco es un proyecto piloto iniciado recientemente por arqueólogos, historiadores, restauradores, diseñadores gráficos y comunicadores de la zona arqueológica, apoyados por las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en su sede estatal, así como por la Dirección de Operación de Sitios y de la Coordinación Nacional de Arqueología.

El arqueólogo José Cuauhtli Alejandro Medina Romero, director del sitio arqueológico, detalló que se instalaron 30 audiocédulas, en español e inglés, en diversos puntos de la zona arqueológica e igual número fueron ubicadas en el museo de sitio, las cuales se pueden escuchar por medio de un enlace de código QR (Quick Response Code, código de respuesta rápida), cuyo lector ya viene incluido en la mayoría de los dispositivos móviles o puede descargarse gratuitamente.

Este código de barras bidimensional, con información codificada en un cuadrado, permite enlazar gran cantidad de información albergada digitalmente.

Explicó que las audiocédulas contienen datos proporcionados entre 2008 y 2010 por investigadores del INAH, que se ofrecen mediante un lenguaje sencillo con fines de divulgación.

Las cédulas impresas e instaladas en el sitio contienen un lenguaje más descriptivo, por lo que este nuevo tipo de cedulario auditivo ayudará a fortalecer la apreciación visual con apoyo del sonido; el visitante no se verá forzado a detenerse en un solo punto para poder escuchar, sino que podrá caminar, oír y observar su entorno, con lo que se genera una visita multisensorial.

Isabel Campos Goenaga, directora del Centro INAH Morelos, expuso que el uso de las tecnologías es muy importante en la difusión cultural, sobre todo si se pretende llegar a un público más amplio, el cual cuenta con un fácil acceso a dispositivos como teléfonos inteligentes, tabletas o computadoras, por lo que se busca que la gente, a través de estos aparatos, se apropie de su patrimonio y coadyuve con el INAH en su cuidado.

Concluyó que con proyectos como éste, el instituto avanza en su labor de proteger, conservar y difundir el patrimonio cultural, al vincular de manera más enriquecida a la sociedad con los bienes culturales, ya que no se trata únicamente de recorrer el sitio, sino que las nuevas tecnologías permitan interactuar con los espacios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top