Debido a los altos índices de obesidad en el país ahora el IMSS ofrece tratamientos especializados a pacientes con obesidad mórbida

• La Clínica de Obesidad del Centro Médico Nacional Siglo XXI atiende de manera integral el padecimiento y ha realizado 450 cirugías bariátricas.
Ante la prevalencia de sobrepeso y obesidad en el país, sus consecuencias y asociación con las principales causas de mortalidad, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ha tenido que brindar un servicio especializado a los derechohabientes que superan en promedio 40 kilogramos su índice de masa corporal, con el objetivo es evitar alteraciones que ponen en riesgo la vida, como el síndrome de apnea obstructiva del sueño, diabetes, hipertensión arterial o dislipidemias.
A través de la Clínica de Obesidad y Diabetes del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI se otorga atención integral ya que este grupo de pacientes tiene alta probabilidad de presentar problemas de columna vertebral, en rodillas, cálculos vesiculares, así como de desarrollar cáncer de mama y próstata, refirió el endocrinólogo, Mario Molina Ayala.
El especialista señaló que la prevalencia más alta es en hombres de 40 a 49 años y en las mujeres, de 50 a 59 años, aunado a que no descartó que otros factores relacionados con esta condición, como estrés, alcoholismo, tabaquismo, causas genéticas y metabólicas, sin perder de vista que también inciden componentes sociales, económicos, culturales y vinculados con la educación.
En la Clínica de Obesidad y Diabetes anualmente se otorgan 1,500 consultas y de 2009 a 2017 se han realizado 450 cirugías bariátricas (reducción del estómago), cabe destacar que el grupo de derechohabientes que recibe atención lo conforman 70 por ciento mujeres y el resto son varones.
El titular de la Clínica de Obesidad resaltó que cambiar el estilo de vida es la piedra angular del tratamiento inicial, al modificar hábitos de alimentación, reducir el consumo de azúcares, grasas y productos con alto contenido calórico; favorecer una comida sana, nutritiva, variada y suficiente, y promover la actividad física.
Sin embargo, cuando el paciente cumple con los criterios del protocolo médico es canalizado a cirugía bariátrica, y una vez realizada la cirugía, el seguimiento del paciente lo hace un equipo multidisciplinario: endocrinólogo, internista, psiquiatría y psicología, nutriólogo, además del servicio de cirugía bariátrica en un tratamiento integral a largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top