Piden feministas sancionar violencia política contra las mujeres

La mañana del pasado viernes aparecieron, en distintos puntos de  Cuernavaca,  lonas y volantes con nombre y fotografías  de la síndica municipal de Cuernavaca Denisse Arismendi Villegas, contenían mensajes  donde denostaban a la funcionaria por un supuesto asunto personal.

Las fotografías de  dichas mantas, que son  exactamente las mismas como si alguien las hubiera filtrado,   pronto se viralizaron en redes sociales por ciudadanos, medios  y periodistas donde se limitaban a dar por sentado que se trataba de una exhibición por un asunto pasional.

Denisse Arismendi Villegas funge como sindica desde hace dos años  y desde los primeros días que tomo protesta fue  víctima de  violencia política  y  de violencia de género por parte de “políticos sin escrúpulos”, según denunció desde su cuenta de Facebook.

Arismendi Villegas, es quien podría tomar la batuta del ayuntamiento una vez  que  el alcalde  Cuauhtémoc Blanco Bravo solicite licencia para contender como candidato a la gubernatura.

Para las  integrantes de la organización civil género 33, en voz de Adriana Urbina Ayala,  este ataque “es evidencia de la violencia política contra las mujeres  que se vive en Morelos, una entidad que desde el 2016 cuenta con decreto de Alerta de Violencia de Género”.

Destacó que lo ocurrido con Arismendi Villegas “se convirtió en un caso emblemático por la solidaridad expresada desde distintos sectores pero no es el único caso… hay más mujeres que sufren violencia pero por temor a represalias han preferido callar”.

Para las  integrantes de la organización civil género 33, en voz de Adriana Urbina Ayala,  este ataque es evidencia de la violencia política contra las mujeres  que se vive en Morelos, una entidad que desde el 2016 cuenta con decreto de Alerta de Violencia de Género.

Destacó que lo ocurrido con Arismendi Villegas “se convirtió en un caso emblemático por la solidaridad expresada desde distintos sectores pero no es el único caso… hay más mujeres que sufren violencia pero por temor a represalias han preferido callar”.

Durante proceso  electoral de 2015 por primera vez se  logró incluir el principio de paridad de género en todas las candidaturas municipales; lo que permitió que 112 mujeres obtuvieran un puesto de elección popular.

Pero el camino no fue fácil pues  16 de  27 sindicas  denunciaron en algún momento ser víctimas de violencia política.

En este contexto, desde la organización civil urgieron a los legisladores locales a tipificar como un delito grave y sancionable la violencia política.

Adriana  Mujica, integrante de la Red Nacional de Mujeres Periodistas, consideró que  esta sanción debe abarcar también a los medios de comunicación que de manera sistemática reproducen esté tipo de  violencia.

“Es urgente que se incluya la  violencia mediática que reprodujeron esta  violencia política en contra de la sindico”.

Las feministas coincidieron en exigir al  Fiscalía General del Estado (FGE) que  se investigue y a la Comisión de Seguridad Pública del Estado de Morelos  colabore presentando los videos de las cámaras de video vigilancia del C5 para dar con los responsables.

Tras la agresión que sufrió Arismendi Villegas,  hubo pronunciamientos de solidaridad por parte  de los integrantes del cabildo de  Cuernavaca, de  autoridades del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC),  sociedad civil  y  políticos  y aspirantes a una candidatura para contender en el proceso electoral 2018.

En tanto la  afectada inició una queja  ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de  Morelos (CDHEM) y presento  una denuncia de hechos ante la FGE en contra de quien resulte responsable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top