Población y ciudadanía deben trabajar de la mano para evitar problemas mayores por sismos