En riesgo la candidatura de Cuauhtémoc Blanco

Cuauhtémoc Blanco no ha dejado de ser polémico desde su época como futbolista, la mayor parte en el Club América, y ahora como alcalde de Cuernavaca y candidato a gobernador.
De acuerdo con una encuesta realizada por El Financiero, Blanco lleva ventaja en la contienda por el gobierno de Morelos, pues tiene 42% de la intención del voto, 26 puntos por encima del segundo lugar, el priista Jorge Meade Ocaranza, quien tiene 16% de las preferencias.
La trayectoria política de Cuauhtémoc no ha sido tersa. En agosto de 2016, Denise Maerker dio a conocer que Blanco había firmado un contrato por siete millones de pesos para ser candidato a la presidencia municipal de Cuernavaca por el Partido Social Demócrata (PSD) en las elecciones en 2015. Sin embargo Blanco lo rechazó en conferencia de prensa.
En octubre del mismo año, la Fiscalía General del Estado de Morelos le dio validez al contrato denunciado y concluyó que la firma del mismo, celebrada entre Roberto Yáñez, y Cuauhtémoc Blanco, sí corresponde a la del exfutbolista.
El resultado fue integrado a la carpeta de investigación que lleva la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) de la Procuraduría General de la República (PGR).
Además, la Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral abrió un expediente para investigar el caso, que no ha sido cerrado todavía.
La Fepade cuenta también con una carpeta de investigación en contra de Blanco, en la que se investiga si tenía dos credenciales de elector con residencias distintas, según declaró Santiago Nieto, en marzo 2017, cuando era titular de esa Fiscalía.
La doble credencialización consiste en delito de alteración del registro federal electoral, lo cual tiene una sanción de tres a siete años de prisión y una multa de 70 a 200 días.
Por lo que Blanco tiene dos casos pendientes, pero nada se ha informado sobre el curso de las investigaciones.
Por el caso del contrato, además del INE y la Fepade, el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC) abrió un nuevo proceso sancionador, el 9 de marzo pasado, por considerar que Blanco probablemente transgredió “el principio electoral de las elecciones libres auténticas y periódicas”.
Cabe señalar que estos procesos no necesariamente ponen en riesgo la candidatura del exfutbolista.
Ana León Trueba, consejera presidenta del IMPEPAC, señalo que el proceso sancionador no afectaría el registro de Blanco como candidato. Por lo que el 30 de marzo, el IMPEPAC aprobó la candidatura de Blanco a la gubernatura de Morelos.
Y es que el estar sometido a un proceso judicial no es motivo para retirar una candidatura. Sólo si el involucrado fuera encontrado culpable y sentenciado por un juez, aunque ninguno de los expedientes que Blanco tiene abiertos ha terminado en el escritorio de algún juzgador.
La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinóen 2013, que los ciudadanos no pueden ser privados de sus derechos político-electorales, a menos de estén privados de la libertad por un proceso criminal.
Por lo que tendría que declararse un auto de formal prisión en contra de Blanco para que la autoridad pudiera retirarle la candidatura y más aún, para que se dicte un auto de formal prisión es necesario que exista una sentencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
scroll to top