El papel de la iglesia es denunciar corrupción e impunidad para combatir la desigualdad